Introducción a CSS

CSS es un lenguaje de hojas de estilos creado para controlar la presentación de los documentos electrónicos definidos con HTML y XHTML. CSS es la mejor forma de separar los contenidos de la presentación, siendo imprescindible para la creación de páginas web complejas.

La separación entre los contenidos y la presentación presenta numerosas ventajas, ya que obliga a crear documentos HTML/XHTML bien definidos y con significado completo (también llamados “documentos semánticos”). Además, mejora la accesibilidad del documento, reduce la complejidad de su mantenimiento y permite visualizar el mismo documento en infinidad de dispositivos diferentes.

Si el lenguaje HTML/XHTML se utiliza para marcar los contenidos, es decir, para designar lo que es un párrafo, lo que es un titular o lo que es una lista de elementos, el lenguaje CSS se utiliza para definir el aspecto de todos los contenidos, es decir, el color, tamaño y tipo de letra de los párrafos de texto, la separación entre títulos y párrafos, la tabulación con la que se muestran los elementos, etc.

Actualmente, la última especificación oficial de CSS es la versión 2.1, actualizada por última vez el 6 de Noviembre de 2006:

http://www.w3.org/TR/CSS21

La versión CSS 3 supone un gran cambio de organización respecto de la versión 2.1 e incorporará muchas novedades. Actualmente se encuentra en proceso de elaboración:

http://www.w3.org/Style/CSS/current-work#CSS3

Antes de la adopción de CSS, los diseñadores de páginas HTML debían definir el estilo y el aspecto de los elementos HTML en el propio documento. Por ejemplo utilizando la etiqueta <font> con sus atributos color, face y size para definir el color, la tipografía y el tamaño del texto de cada elemento del documento. El problema de esta forma de definir el aspecto de los elementos se puede ver claramente con el siguiente ejemplo: Si la página tuviera 50 elementos diferentes, habría que insertar 50 etiquetas <font>. Si el sitio web dispone de 10.000 páginas diferentes, habría que definir 500.000 etiquetas <font>. Como cada etiqueta <font> tiene 3 atributos, habría que definir 1.5 millones de atributos.

Por otra parte, el diseño de los sitios web está en constante evolución y es habitual modificar cada cierto tiempo los colores principales de una página o la tipografía básica utilizada. Si se emplea la etiqueta <font>, habría que modificar el valor de 1.5 millones de atributos para modificar el diseño general del sitio web.

La solución que propone CSS es mucho mejor. Como podremos ver en capitulos más avanzados, CSS nos permitirá separar los contenidos de su presentación, ya que por un lado definiremos los contenidos HTML y por otro los estilos de la página en una zona del documento específicamente reservada para CSS (incluso podremos importar las reglas CSS desde un documento externo).

Anuncios

~ por inforlandia en octubre 6, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: