Introducción a LaTeX

LATEX es un sistema de creación de textos, especialmente orientado para cubrir las necesidades de los técnicos y científicos. Está basado en un lenguaje de composición de bajo nivel llamado TeX y fundamentalmente consiste en una colección de “macros” que facilitan el uso de este potente lenguaje. A diferencia de otros sistemas para procesar textos no se obtiene el resultado final a medida que se va escribiendo sino que primero se crea un código fuente y luego se procesa para llegar al documento. En este sentido es similar a los lenguajes de “marcas” como HTML.

Una de las grandes ventajas de LaTeX es la existencia de una gran cantidad de “paquetes” estándares pensados para dotar a los textos de toda la funcionalidad que se precise. Así hay paquetes para incluir gráficos, textos de lenguajes de programación, fórmulas físicas y químicas, diagramas matemáticos, etc. De esta forma, LATEX combina inigualablemente la sencillez de edición, la calidad tipográfica y la facilidad para garantizar una buena estructura y organización del documento, todo esto de manera casi automática. Así, uno no tiene que hacer más que concentrarse en el contenido del documento y en definir unas cuantas instrucciones para que LATEX haga su trabajo. Por ejemplo, en lugar de seleccionar el tipo de fuente que usaremos para el título de una sección, su tamaño y su estilo (y de recordar todo esto para cuando se llegue el momento de iniciar otra sección), en LATEX sólo tenemos que escribir \section{nombre de la sección}, y con ello obtendremos un verdadero título de sección con su numeración definida automáticamente de forma previa.

No obstante, lo primero con lo que nos vamos a encontrar es que LATEX no es, por sí mismo, uno de esos programas que ofrecen una interfaz de usuario intuitiva, como lo hacen los programas de tipo WYSIWYG (What you See Is What You Get), sino que nuestra escritura en LATEX consiste en una serie de comandos cuyo efecto no será visible hasta después de una compilación. Desde este punto de vista, LATEX es menos “amigable” que otros editores de texto. Sin embargo, no cuesta realmente mucho trabajo aprender a usar LATEX e identificarse con él, —menos aún considerando la gran cantidad de documentación que a propósito existe—, y tomando en cuenta los resultados que pueden alcanzarse con este programa, LATEX termina siendo, en la mayoría de los casos, la mejor opción. Para que el lector se convenza de esto bastará que siga leyendo este libro, lleno de ejemplos de lo que se puede hacer con LATEX.

Una vez introducidas las características de LATEX sólo nos faltará instalarlo en nuestro sistema operativo (Linux, Windows o Mac).

Anuncios

~ por inforlandia en octubre 2, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: